La medicalización masiva, una catástrofe del siglo XXI
 
Union Medical
Contáctenos +57 (4) 448 0334  
 

 

 
 
La medicalización masiva, una catástrofe del siglo XXI
Union Medical
/ Categorías: Noticias

La medicalización masiva, una catástrofe del siglo XXI

“Es imposible separar la posibilidad del bien del riesgo de hacer el mal”, escribió el filósofo David Hume. Parecía predecir lo que sucedería 250 años en el futuro.

De acuerdo con el médico retirado y periodista James Le Fanu en un ensayo publicado recientemente en el British Medical Journal, no hay medicamento o procedimiento, con todo y su posibilidad de hacer bien, que no dañe a nadie. Entre más doctores la prescriben, más grande el riesgo.

Durante los últimos 20 años, ha habido un vertiginoso aumento en las prescripciones de medicamentos: aumentaron cuatro veces las prescripciones para tratar la diabetes, siete veces las de antihipertensivos y 20 veces las de estatinas que reducen en el colesterol.

Mientras tanto, la cantidad de personas que toman cinco o más drogas diferentes se ha cuadruplicado para incluir a casi la mitad de las personas de 65 años o más. Pero, ¿se ha considerado "el riesgo de enfermar" en este aumento masivo en la prescripción? Una epidemia oculta de síntomas desagradables como fatiga, dolores y dolores musculares, insomnio y decrepitud general, y un aumento del 75% en los ingresos de emergencia al hospital por reacciones adversas a medicamentos (30.00 adicionales al año solo en Reino Unido), según el estudio estadístico de prescripciones del Centro de Información en Salud de Inglaterra.

La iatrogenesis –que significa “provocado por el médico”– inducida por los múltiples fármacos está profundamente arraigada en la práctica médica habitual, particularmente desde hace 30 años. En 1985, un paper del médico Geoffrey Rose fue publicado en la revista Int J Epidemiol, y es considerado uno de los documentos médicos más influyentes del siglo XX. Allí, Rose arguye que no solo los individuos estaban enfermos, sino toda la población. Todos los niveles de presión arterial, azúcar en la sangre y colesterol eran demasiado altos.

"Un gran número de personas con un riesgo pequeño puede dar lugar a más casos de enfermedad que un pequeño número de alto riesgo", escribió. Por lo tanto, se puede ganar más en la prevención de la enfermedad desplazando la distribución en forma de campana de estas variables fisiológicas hacia la izquierda que identificando y tratando a aquellos en quienes están significativamente elevados.

El método propuesto para cambiar la distribución de la presión sanguínea de la población antes de la medicalización extrema de era la restricción dietética de la sal, pero esto se había investigado en un estudio clásico con la comunidad de Glyncorrwg, al sur de Gales, y probó no ser lo suficientemente eficaz.

“Pero aunque los cambios dietéticos modestos no influyen en las variables fisiológicas, sí lo hacen las drogas y los medicamentos, y desde entonces la estrategia propuesta por Rose de priorizar el tratamiento de muchos en lugar de unos pocos proporcionaría el fundamento teórico para el objetivo de la industria farmacéutica de la medicalización masiva”, escribe Le Fanu.

Esta alineación de las prioridades de la salud pública con las prácticas de comercialización de la industria farmacológica ha logrado reducir el umbral o las condiciones necesarias para iniciar el tratamiento. En 2007, un ensayo publicado en la revista de la Universidad John Hopkins (Estados Unidos), reveló que el simple recurso de redefinir la diabetes, la hipertensión y la hipocolesterolemia de esta manera aumentó su prevalencia en los EE. UU., Respectivamente, 14%, 35% y 86%, y 56 millones de casos adicionales, más de un tercio de la población adulta total de 187 millones.

Pero Le Fanu señala que el ensayo falla en denunciar el rol de la industria farmacéutica en definir estas enfermedades. “El triunfo de la visión de Rose para su estrategia poblacional vendría con su incorporación, como el Marco de Calidad y Resultados, en el contrato de servicios médicos generales de 2004, con médicos de familia remunerados financieramente por el éxito en el logro de objetivos para el número de pacientes tratados.

Pero los incentivos perversos que impuso el Marco de Calidad y Resultados (QOF, un sistema para el pago de médicos general impuesto por el Servicio Nacional de Salud de Inglaterra) han puesto a prueba la estrategia de población de Rose. Porque si las variables fisiológicas de todos son de hecho demasiado altas, entonces el cambio del estado de salud de la población general, aunque sea por medios farmacéuticos, debería tener el efecto que predijo de reducir marcadamente la prevalencia de los trastornos circulatorios.

Por el contrario: "La introducción de QOF no se asoció con cambios significativos en la mortalidad de las enfermedades a las que se dirige el programa", dice un estudio sobre mortalidad en Reino Unido, publicado por la revista The Lancet, en 2016.

Así que la población no estaba "enferma" después de todo, pero ciertamente se ha enfermado por las consecuencias iatrogénicas de las muchas prescripciones. "[La estrategia de población] ahora está tan ampliamente aceptada que es difícil darse cuenta de cuán radical era", argumenta el profesor de Epidemiología y Salud Pública de la Universidad College de Londres, Michael Marmot. "Ha cambiado todo nuestro enfoque para mejorar la salud".

Fuente: http://www.elespectador.com

Anterior artículo Modelado informático guía diseño de válvulas cardíacas de ingeniería tisular
Siguiente artículo Infarto, la enfermedad que más vidas cobra en Medellín
Print
254 Calificar este articulo:
SIn calificación

Name:
Email:
Subject:
Message:
x

 
«diciembre de 2018»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
262728293012
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31123456
 
Union Medical
Certificaciones UM ISO 13485:2016 y ISO 9001:2015.

INVIMA

CERTIFICADO # 0460. Certificado de condiciones sanitarias dispositivos médicos.

CERTIFICADO # 0477. Certificado capacidad de almacenamiento y acondicionamiento (CCAA) dispositivos médicos.

Decreto 4725 de 2005.

 

Medellín: +57 (4) 448 0334 Bogotá: +57 (1) 211 1879
Envigado: Cl 46 A Sur # 49 - 124. - Sabaneta: Cl 61 Sur # 48 A - 25. - Bogotá D.C: Cl 72 # 9 - 55 Of 702.
ventas@um.com.co

 

Descarga nuestra APP en itunes   Descarga nuestra APP en Google Play

Unión Medical en Facebook   Unión Medical en Instagram   Unión Medical en Youtube   Unión Medical en Twitter  

 

© 2017 UNION MEDICAL S.A.S Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.

Cohete.Net S.A.S.

Top