Mucho por mejorar en cáncer infantil en Colombia
 
Union Medical
Contáctenos +57 (4) 448 0334  
 

 

 
 
 
Mucho por mejorar en cáncer infantil en Colombia
Union Medical
/ Categorías: Noticias

Mucho por mejorar en cáncer infantil en Colombia

El cáncer infantil sigue siendo un drama en Colombia y el mundo. Así lo afirma Yolima Méndez, presidenta del Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil (Oici), que juiciosamente recopila los datos a nivel nacional, a modo de balance en el día mundial para hacer conciencia sobre este conjunto de males.

Según datos de Oici, el cáncer en la infancia es la segunda causa de muerte entre los niños de 5 a 15 años. Y se estima que solo el 60 por ciento de los menores colombianos con algún tipo de cáncer logran sobrevivir. En los países desarrollados y algunos de la región, como Chile y Costa Rica, ese indicador llega al 80 por ciento.

Y si bien en Colombia desde 2008 se reconoce este conjunto de enfermedades como un problema de salud pública por su impacto social, Méndez asegura que los avances aún no logran ser significativos para, por ejemplo, reducir la alta mortalidad.

Vale decir que uno de cada tres diagnósticos de cáncer en menores de 15 años es por leucemia y que justamente este tipo de cáncer es el que presenta mejores indicadores de atención. Sin embargo, “aún se deben hacer grandes esfuerzos por brindar las mismas garantías de acceso y oportunidad para otros tipos de cáncer en la infancia”, sostiene Méndez.

Para la experta, uno de los principales desafíos que debe asumir el sistema de salud es lograr un mayor porcentaje de diagnósticos oportunos. “Al ser una enfermedad poco frecuente, es difícil su reconocimiento en el primer nivel de atención, generando demoras que afectan gravemente el pronóstico de los niños”, agrega

Muchos retos

Méndez reconoce que el panorama ha mejorado en Colombia en los últimos años gracias a la amplia normatividad expedida para la protección de los derechos de esta población y al continuo control social de la sociedad civil, pero esos avances no ocultan las fallas a la hora de acceder a los servicios de salud de manera oportuna y digna, “independientemente del régimen de afiliación, lugar de procedencia o nivel socio económico”.

Y pone de ejemplo la historia de Juliana*, una pequeña de 13 años que acudió al servicio de urgencias y a medicina general en varias ocasiones debido a dolor en su pierna derecha. “Era remitida a su casa con analgésicos e indicación de reposo, pero el dolor continuaba. Posteriormente, le fue ordenado un plan de terapia física, empeorando su condición. Juliana ya tenía inflamación, caminaba con cojera y dificultad. Al final tenía un osteosarcoma, un tipo de cáncer que afecta los huesos, pero las valoraciones clínicas no habían orientado la alarma hacia la posibilidad de un diagnóstico de cáncer”, cuenta.

El tumor de la menor se detectó en una fase avanzada lo que impidió salvar su pierna.

“Las consecuencias de no recibir un diagnóstico oportuno comprometen incluso la vida, de ahí la importancia de motivar campañas permanentes que por un lado, aumenten el conocimiento de los síntomas de alarma para los diferentes tipos de cáncer en la infancia, y por otro, aumenten la suspicacia clínica”, concluye Méndez.

En ese sentido, Amaranto Suárez Mattos, oncólogo pediatra del Instituto Nacional de Cancerología (INC), recuerda que algunas señales que deben alertar son fiebre injustificada durante más de dos semanas, pérdida de peso y de apetito, fatiga, sudoración, hematomas y sangrados, moretones y diminutos puntos rojos en brazos y piernas, crecimiento y dolor de abdomen, masas en cuello o ganglios inflamados, dolor en huesos, articulaciones o espalda e infecciones repetitivas.

El tratamiento

Según la Ley 1388 “Por el Derecho a la Vida de los Niños con Cáncer”, el tratamiento de los menores con cáncer debe darse de manera inmediata y en unidades de atención especializadas, ubicadas en centros de tercero y cuarto nivel de complejidad, anota Méndez.

“Sin embargo, casi nueve años después las EPS siguen contratando los servicios de oncología pediátrica con IPS que no cumplen con los requisitos y estándares de habilitación exigidos por norma, poniendo en grave riesgo la vida de los menores”, aterriza e indica que hoy en el país hay más servicios de oncología pediátrica de los que se requieren para los cerca de 1.500 nuevos casos que se diagnostican cada año

Méndez cuestiona duramente que algunas EPS sigan contratando en su red de atención a los servicios oncológicos bajo el criterio de la economía y no de la calidad y la integralidad. Y pone un ejemplo más: la Costa Caribe es una de las regiones en las que prolifera la habilitación de servicios de oncología pediátrica y es también donde más quejas se conocen de los padres de familia.

El caso de Celeste*, una bebé de 11 meses de edad de Valledupar, diagnosticada con un neuroblastoma, es uno de los tantos con desenlace fatal por presuntas negligencias en su tratamiento. Ella recibió sus primeros ciclos de quimioterapia en Barranquilla, con dificultades y demoras, “porque su EPS no cumplió con la diligencia que ameritaba su caso”, dice Méndez.

“La orden de su médico tratante para realizar una cirugía fue autorizada cuatro meses después, algo a todas luces totalmente inaceptable para un menor con cáncer y una familia que lucha por salvar su vida. La pequeña murió en Bucaramanga, a donde fue trasladada ya en estado crítico desde un hospital de Valledupar sin servicio de oncología pediátrica”, relata.

Por casos como estos -sigue Méndez- es necesario que los pacientes sean tratados en grandes centros especializados, ubicados en las ciudades principales y no dispersos por todo el país, con bajos estándares de calidad y bajos resultados a nivel de la sobrevivencia, argumenta. A juicio del Oici, hoy solo Pasto, Bogotá, Cali y Medellín tienen centros especializados idóneos para este manejo.

Otra historia lamentable que expone Méndez es la de Andrés*, de cinco años, diagnosticado con leucemia aguda en el 2017, oriundo de La Dorada (Caldas) y quien ha padecido desde entonces trabas, demoras y mala atención de su EPS. Con la esperanza de lograr mejor atención, sus papás decidieron viajar a Bogotá en busca del tratamiento que le garantizara al menor una posibilidad de combatir su enfermedad a través de las quimioterapias y el control médico especializado que requiere.

“Lamentablemente la terminación del convenio de atención entre su EPS y el hospital público que debía recibirlo lo han privado de obtener el tratamiento médico indicado, una situación que ha soportado por largos meses y que se hizo crítica en septiembre del 2018, motivando a su familia a regresar a su pueblo natal, en donde Andrés sigue sin tratamiento, a pesar de que su tipo de leucemia es de las más severas”, comenta Méndez.

“Tristemente la grave crisis de la salud que enfrenta el país con la permanencia de EPS que no cuentan con la debida solvencia financiera, seguirá manteniendo a su vez, IPS no óptimas. Esa misma crisis financiera es la que ocasiona la terminación de contratos frecuentes entre EPS e IPS, afectando la estabilidad de los niños, quienes se ven abocados a la pérdida de su centro de atención y a traslados injustificados”, remata Méndez.

Derechos de los niños con cáncer en Colombia

 

  • Prestación de servicios preferencial: los menores con sospecha o diagnóstico de cáncer cuentan con protección reforzada constitucional en salud, por lo que las entidades vigiladas deben brindarles atención prioritaria e inmediata, sin obligatoriedad de pagar cuotas moderadoras o copagos.
  • Autorizaciones inmediatas: los servicios desde el diagnóstico hasta el fin del tratamiento de menores deben ser autorizados de inmediato, independientemente del nivel de complejidad al que pertenezcan, dispuesta en la Resolución 418 de 2014 expedida por el Ministerio de Salud y Protección Social.
  • Prestación integral: para niños y niñas con presunción o diagnóstico de Leucemia en Colombia tienen derecho a una Ruta de Atención en todo el territorio nacional (resolución 418 de 2014).
  • En educación: los padres de familia o acudientes tienen las siguientes responsabilidades: solicitar a la entidad territorial certificada en educación donde recibirá la atención en salud, acompañar al estudiante en el proceso académico que realiza, y colaborar con las indicaciones y recomendaciones dadas por el establecimiento educativo, responsable de aplicar el apoyo académico especial.
  • Hogares de paso: los hogares de paso brindarán la atención como un servicio de apoyo social para los menores de 18 años, con presunción diagnóstica o diagnóstico confirmado de cáncer, conforme a lo previsto en el artículo 2o de la Ley 1388 de 2010 y el numeral 3 del artículo 24 de la Resolución número 2590 de 2012.

 

Fuente:eltiempo.com

Anterior artículo Simulan comportamiento de mutación genética para entender cáncer raro
Siguiente artículo Claves para entender la resistencia a antibióticos
Print
109 Calificar este articulo:
SIn calificación

Name:
Email:
Subject:
Message:
x

 
«mayo de 2019»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
293012345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829303112
3456789
 
Union Medical
Certificaciones UM ISO 13485:2016 y ISO 9001:2015.

INVIMA

CERTIFICADO # 0460. Certificado de condiciones sanitarias dispositivos médicos.

CERTIFICADO # 0477. Certificado capacidad de almacenamiento y acondicionamiento (CCAA) dispositivos médicos.

Decreto 4725 de 2005.

 

Medellín: +57 (4) 448 0334 Bogotá: +57 (1) 211 1879
Envigado: Cl 46 A Sur # 49 - 124. - Sabaneta: Cl 61 Sur # 48 A - 25. - Bogotá D.C: Cl 72 # 9 - 55 Of 702.
ventas@um.com.co

 

Descarga nuestra APP en itunes   Descarga nuestra APP en Google Play

Unión Medical en Facebook   Unión Medical en Instagram   Unión Medical en Youtube   Unión Medical en Twitter  

 

© UNION MEDICAL S.A.S Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.

Cohete.Net S.A.S.

Top