Cómo se propagan las infecciones en los hospitales
 
Union Medical
Contáctenos +57 (4) 448 0334  
 

 

 
 
Union Medical / viernes, 18 de septiembre de 2020 / Categorías: Blog

Cómo se propagan las infecciones en los hospitales

Cómo se propagan las infecciones en los hospitales

Las infecciones en los hospitales son un gran problema. ¿Cómo llegan los virus, bacterias y hongos a los pacientes y al personal de la salud?

Las infecciones asociadas a la atención sanitaria y la resistencia de algunos microrganismos a los antibióticos son una gran amenaza para el sistema de salud en cualquier país del mundo. Las IAAS no solo elevan los indicadores de morbilidad y mortalidad, también disminuyen la capacidad de acción de las instituciones hospitalarias, al verse obligadas a destinar recursos humanos, económicos y clínicos para combatir las infecciones.

Es una gran contradicción: el sistema desea sanar a los pacientes, pero muchos de ellos contraen nuevas enfermedades infecciosas durante su permanencia en la institución.

La cifra es alta: Se estima que en países desarrollados las IAAS puedes ser del orden del 5% al 8% de los pacientes. En América Latina no hay cifras consolidadas. Algunos estudios parciales muestran una incidencia de hasta tres o cuatro veces los indicadores de Europa.(1)

¿Cómo se propagan tantas infecciones en los entornos de salud?



Los microorganismos

Desde hace años sabemos que aún las personas sanas somos portadoras de microorganismos. Llevamos millones de ellos en la piel y en las mucosas. Muchos son inocuos, conviven de manera natural con los seres humanos. Otros son patógenos, potencialmente dañinos. Cuando estos microorganismos logran traspasar la barrera de la piel o de las membranas mucosas y llegan a los tejidos causando una reacción a la contaminación, se considera que hay un proceso infeccioso.

La gravedad de la infección depende de varios factores:

  • El estado de salud del nuevo huésped
  • La naturaleza del microrganismo
  • La cantidad de microorganismos contaminados

En general, puede afirmarse que un germen extremadamente patógeno causará una infección; una presencia alta de microrganismos, más alta de la dosis mínima contaminante, causará infección; y un huésped con un estado de salud débil tiene un riesgo alto de contraer infección.



Buenos huéspedes

Las personas que están sanas normalmente son resistentes a los microorganismos. Eso explica por qué la incidencia de infecciones en el personal que trabaja en el hospital es menor a los que están internados o convalecientes.

Así mismo, explica por qué los pacientes, especialmente si son adultos o bebés recién nacidos, están expuestos a un alto riesgo de desarrollar una infección durante la asistencia sanitaria.

Son buenos huéspedes.

Y se encuentran en un ambiente propicio para la presencia de bacterias, virus y hongos. Los microbios están presentes.

Los pacientes suelen adquirir infecciones durante su permanencia en la institución de salud o a los pocos días de haber sido de alta por:

  1. Auto-infección: la causa de la infección lo acompañaba en el momento de su ingreso al hospital, pero todavía no se había manifestado. Los síntomas se despiertan como consecuencia de su estado de salud.
  2. Contaminación cruzada: el paciente entra en contacto con el agente infeccioso, se contamina y desarrolla la infección.



Por qué se infectan los pacientes

La piel y las mucosas son barreras naturales de protección ante los riesgos del entorno. La infección ocurre cuando la barrera se debilita. Los microorganismos llegan a los tejidos subcutáneos, que deberían estar estériles, y comienzan un proceso infeccioso. También ocurre cuando los patógenos se implantan en el tejido del paciente.

Estos riesgos son muy frecuentes. Por ejemplo, un paciente con cánula o catéter durante muchos días podría desarrollar una infección; un médico que saluda de mano a sus pacientes puede infectarlos; una enfermera que atiende su celular durante el turno puede contaminar el equipo fácilmente y transportar gérmenes de un lado a otro; una sábana usada en sitio quirúrgico puede ser portadora de microorganismos extremadamente patógenos; una auxiliar que atiende a su paciente sin mascarilla o sin barbijo puede traspasarle virus y bacterias alojados en sus mucosas.

Los pacientes tienen baja resistencia y son susceptibles a las IAAS, pero, al mismo tiempo, son la gran fuente de agentes contaminantes. Liberan microrganismos patógenos cuando tosen o sangran. Sus fluidos contaminan las ropas, la piel, las superficies, las cortinas, muebles y equipos.

Ahora bien, si el paciente estuviera siempre aislado y atendido por un personal dedicado exclusivamente a él, el riesgo disminuiría. Pero no es así.



Cómo ocurre la infección

Los microorganismos pasan de un lado a otro con ayuda de otras personas y de otros objetos. La contaminación en los ambientes hospitalarios sucede por:

  1. Contacto directo:
    La persona entra en contacto directo con el agente infeccioso. Puede ser durante una consulta, un procedimiento, una cirugía o la hospitalización. Por ejemplo, los microorganismos están presentes en la piel, las mucosas del médico, en el campo quirúrgico o en la baranda de la cama.
  2. Aire:
    Solo pocas bacterias y virus presentes en el aire tienen capacidad infecciosa. Algunas gotículas liberadas por la tos o un estornudo pueden flotar en el aire y llegar a las mucosas de otras personas.
  3. Vectores:
    La presencia de mosquitos u otros vectores en hospitales no es la causa más común de infecciones, pero deben ser tenidos en cuenta para los protocolos de prevención.
  4. Contacto indirecto:
    La contaminación cruzada es la causa más común de propagación de infecciones. Un paciente “toca” una superficie, un objeto, instrumento y lo contamina. Después, otro paciente entra en contacto con esos objetos, se contamina y puede desarrollar una infección.

La cadena de transmisión funciona así:

La infección es causada por un patógeno que actúa como agente infeccioso. Ingresa a un reservorio, un lugar propicio para mantenerse o multiplicarse. En los centros de salud, los pacientes que ingresan asintomáticos, pero albergan o portan el agente, y pacientes que muestran signos y síntomas de infección son buenos reservorios. Por su puesto, los equipos, las superficies, los instrumentos y las ropas también lo son. El agente infeccioso encuentra una puerta de salida del reservorio, como el tracto gastrointestinal, el tracto genitourinario, el tracto respiratorio, la piel, las membranas mucosas o la sangre. Se moviliza hasta contaminar al huésped, ingresando por una puerta de entrada, causando neumonías, infecciones urinarias, de torrente sanguíneo o de sitio quirúrgico.

El paciente requerirá más días de hospitalización, más recursos.

Muchas instituciones de salud pueden mostrar cifras bajas en los indicadores de IAAS. Sucede con frecuencia porque el paciente presenta la infección días después de haber sido dado de alta, tiempo durante el cual el microrganismo comienza a actuar. Ese paciente ingresará a otra institución hospitalaria con una infección, necesitará hospitalización, antibióticos e incluso una reintervención.

No ha sido registrado como un caso IAAS.

Suena normal, salvo por esto: más de la mitad de estas IAAS son prevenibles. Este ciclo es el que debilita al sistema de salud en general y a las instituciones hospitalarias en particular.

Podría interesarte: Cirugías seguras durante la pandemia COVID 19

Podría interesarte: Cómo lavarse adecuadamente las manos - UM Union Medical


  1. Akeau Unahalekhaka, Epidemiología de las infecciones asociadas a la atención en salud. Capítulo 3. Federación Internacional de Control de Infecciones

Por Katy Schuth B. – Redactora

Imprimir
Calificar este artículo:
5.0
209

Comentar

Esta forma solicita su nombre, email, dirección IP y contenido de modo que podamos hacer seguimiento de los comentarios. Para más información visite nuestra Política de Privacidad y los Términos de uso allí encontrará más información sobre dónde y cómo son guardados sus datos.
Comentar

Theme picker





 

Últimas entradas

 

RSS

Categorías

 


Email


ventas@um.com.co

Síguenos


Unión Medical en Facebook   Unión Medical en Instagram   Unión Medical en Youtube   Unión Medical en Linkedin  

 

Recibe información de UM - Union Medical

 
Union Medical
Certificaciones UM ISO 13485:2016 y ISO 9001:2015.

INVIMA

CERTIFICADO # 0460. Certificado de condiciones sanitarias dispositivos médicos.

CERTIFICADO # 0477. Certificado capacidad de almacenamiento y acondicionamiento (CCAA) dispositivos médicos.

Decreto 4725 de 2005.

 

Medellín: +57 (4) 448 0334 Bogotá: +57 (1) 211 1879
Envigado: Cl 46 A Sur # 49 - 124. - Sabaneta: Cl 61 Sur # 48 A - 25. - Bogotá D.C: Cl 72 # 9 - 55 Of 702.
ventas@um.com.co   

Unión Medical en Facebook   Unión Medical en Instagram   Unión Medical en Youtube   Unión Medical en Linkedin  

 

© UNION MEDICAL S.A.S Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.

Top