Los graves problemas de la ropa hospitalaria
 
Union Medical
Contáctenos +57 (4) 448 0334  
 

 

 
 
Union Medical / viernes, 16 de octubre de 2020 / Categorías: Blog

Los graves problemas de la ropa hospitalaria

Los graves problemas de la ropa hospitalaria

La ropa hospitalaria es un insumo médico de difícil manejo en las instituciones de salud. Los pequeños inconvenientes ocultan dos graves problemas.

La ropa hospitalaria puede generar muchos y muy graves problemas en una institución de salud. Puede ser factor de discordia, debido a que son muchas las áreas que deben intervenir en su manejo y control; un riesgo biológico porque claramente se contaminan en el uso; y una causa de pérdida de dinero.

En la mayoría de los casos, los problemas de la ropa hospitalaria están asociados a los proveedores, al complejo proceso de lavandería y el tipo de textil escogido por la institución para la ropa hospitalaria.



Qué piezas componen la ropa hospitalaria

La “ropa hospitalaria” incluye cualquier pieza textil (en ocasiones también algunos elementos plásticos) que se usa en la institución de salud en sus distintos servicios. Básicamente, podemos hablar de estos seis grupos:

  1. Elementos de protección personal para el área asistencial y administrativa.
  2. Ropa de cama en hospitalización
  3. Cobertores de camillas en áreas de consulta externa y diagnósticos
  4. Elementos de protección para pacientes
  5. Paquetes quirúrgicos
  6. Envolvederas para esterilización

Es común encontrar distintos textiles en la ropa hospitalaria. Se usa ropa hospitalaria de algodón, mezclas de algodón y poliéster, poliéster, tela no tejida (conocidas como descartables o de uso único).



Los problemas típicos de la ropa hospitalaria

Los protocolos de manejo de infecciones en ambientes de asistencia sanitaria exigen que la ropa hospitalaria esté higiénicamente limpia, es decir, no debe ser agente de enfermedades. Por eso, debe partirse de la base que toda ropa que ha estado en contacto con pacientes o con personal de la salud puede estar contaminada.

Podría interesarte: Cómo se propagan las infecciones en los hospitales

Suena obvio, sin embargo, la práctica dice que esta condición se olvida con frecuencia.



Manejo higiénico de los uniformes de los profesionales de la salud

Algunos hospitales han señalado que el hábito de algunos profesionales de salir de las instalaciones con la ropa que usó para atender pacientes es un problema. Virus, bacterias, hongos, pudieron adherirse al textil y contaminar a otras personas, incluyendo la familia del profesional de la salud.

Esta situación es más evidente entre el personal que trabaja en las instituciones con contratos de prestación de servicios o tercerización, pues no reciben dotación y transitan entre un centro de salud y otro.

Aunque la pandemia por coronavirus COVID-19 mejoró las prácticas de uso de los equipos de protección personal en muchas instituciones, el riesgo persiste.



Calidad de los insumos

Está claro que, si se siguen las instrucciones de lavado al pie de la letra, el riesgo de contaminación de la ropa hospitalaria tejida disminuye. El uso de químicos es una de las soluciones para el control de infecciones, pero, al mismo, tiempo, el causante del deterioro en la ropa de algodón, poliéster y las mezclas de ambos textiles.

El gluconato de clorhexidina, por ejemplo, suele manchar la ropa. El aspecto de un campo, una sábana o una bata manchada es desagradable para muchos profesionales de la salud y pacientes y argumento para descalificar la calidad de la institución.

El material textil sufre rápidamente con las continuas lavadas y desinfecciones. Se producen roturas, rasgaduras. Estos defectos físicos suelen soltar motas o alojar microorganismos patógenos y causar infecciones a los pacientes. Los parches y costuras no siempre son una buena solución, pues abrir los poros de la tela disminuye su capacidad de barrera.



Riesgo biológico

El riesgo biológico de la ropa hospitalaria está presente en cada momento en que un ser humano tiene contacto con ella.

  • Los profesionales médicos y el paciente, durante una cirugía.
  • Los pacientes en hospitalización, durante procedimiento o consulta.
  • El personal de la salud durante la atención sanitaria.
  • El personal operativo al manipular la ropa durante la recolección, transporte, clasificación, carga de las lavadoras y desecho.

El riesgo obedece en todos los casos a los fluidos de los pacientes), que pueden estar infectados con microorganismos capaces de producir enfermedades.

  • Vida útil
    La ropa hospitalaria tejida (reutilizable) tiene una vida útil estimada entre 60 a 90 lavadas. Se sabe que estos materiales pierden sus características físicas y quedan inservibles como barreras de protección frente a los factores que pueden ocasionar infecciones (IAAS).

    Podría interesarte: La mejor bata de aislamiento en el manejo de infecciones

  • Abastecimiento
    Los jefes de servicio son los responsables del abastecimiento de la ropa hospitalaria. En teoría, deben disponer de cinco dotaciones completas para su servicio:
    1. Ropa en uso.
    2. Ropa limpia.
    3. Ropa sucia.
    4. Ropa en lavandería.
    5. Ropa para reposición.
     

    Sin embargo, es usual que deban posponer el servicio porque:

     
    • Se presentan faltantes de ropa.
    • La ropa entregada se rechaza y debe reprocesarse.
    • La ropa tiene rotos y no puede usarse.
     

    Del otro lado, también se presentan quejas: los equipos de lavandería suelen argumentar que la ropa no está lista cuando pasan a recogerla, demorando el proceso de desinfección y entrega.



Los problemas ocultos de la ropa hospitalaria

Las dificultades diarias con la ropa hospitalaria ocultan dos graves realidades de gran importancia para las instituciones de la salud.



La ineficiencia

Perder un turno en cirugía o demorar unas horas a un paciente para un diagnóstico son tiempos que no se recuperan. Es claro que el paciente será atendido, pero el servicio perdió la oportunidad de atender a otro durante la jornada. Es un tiempo muerto, inefectivo. Sucede en quirófanos. Los jefes deben responder por los resultados, que dependen del número de cirugías practicadas, pero también, los reclamos de los profesionales de la salud que deben cuidar sus agendas. Otros servicios también perjudican la agilidad de los procesos: la entrega a tiempo de exámenes de diagnóstico, de dispositivos médicos esterilizados para las distintas áreas o la liberación de una camilla en urgencias.

Desafortunadamente, este tipo de eventos son frecuentes. La ropa hospitalaria no debería ser un factor que impidiera la capacidad de atender más pacientes y de obtener una mejor rentabilidad de los servicios. Tampoco de desestimular a los especialistas.



El costo de las IAAS

Si bien faltan más estudios que demuestren el efecto de las infecciones relacionadas con la ropa hospitalaria, cada vez es más evidente la preferencia de los profesionales de la salud por las batas y paquetes quirúrgicos, las sábanas, envolvederas y rollos de tela descartable o de uso único.

No es una decisión solo de comodidad. El costo de las IAAS es un enemigo claro de los resultados de una institución. Abarca el aspecto reputacional, epidemiológico, financiero y, sobre todo, el misional.

Cuando un paciente se infecta, la institución debe asumir el costo de su recuperación. Días de hospitalización (que se pudieron utilizar en otros pacientes), tratamientos con antibióticos (que no estaban presupuestados), nuevas cirugías (con reemplazo de dispositivos médicos de alto costo).



¿Cuáles son las soluciones para el manejo de la ropa hospitalaria?

Las instituciones que han buscado soluciones a estos problemas han tomado decisiones como:

  • Regular el uso de los uniformes y equipos de protección personal solo al interior de la institución.
  • Adecuar un sitio para el cambio de ropa del personal misionero.
  • Controlar más los procesos de recolección, transporte, clasificación, carga, lavado, inspección y preparación de la ropa hospitalaria reutilizable.
  • Realizar capacitaciones frecuentes al personal sanitario.
  • Mejorar los controles al inventario, incluyendo un aumento de piezas.
  • Reducir el impacto de los fluidos de los pacientes en cirugías, consultas y procedimientos utilizando ropa hospitalaria descartable (uso único).
  • Cuidar más la disposición final.

La ropa hospitalaria tiene un impacto importante en los resultados de una institución. Afecta la percepción sobre la calidad de sus servicios, genera extra-costos por el manejo de pacientes infectados, disminuye la capacidad de atender más pacientes y provoca dificultades en las relaciones entre el personal. Más aun, afecta la responsabilidad social de la misma institución y los profesionales frente a la comunidad y sus familias. Las soluciones apuntan a un denominador común: controlar el contacto con los fluidos de los pacientes en todos los servicios.

 


Por Katy Schuth B. – Redactora

Imprimir
Calificar este artículo:
4.7
478

Comentar

Esta forma solicita su nombre, email, dirección IP y contenido de modo que podamos hacer seguimiento de los comentarios. Para más información visite nuestra Política de Privacidad y los Términos de uso allí encontrará más información sobre dónde y cómo son guardados sus datos.
Comentar

Theme picker





 

Últimas entradas

 

RSS

Categorías

 


Email


ventas@um.com.co

Síguenos


Unión Medical en Facebook   Unión Medical en Instagram   Unión Medical en Youtube   Unión Medical en Linkedin  

 

Recibe información de UM - Union Medical

 
Union Medical
Certificaciones UM ISO 13485:2016 y ISO 9001:2015.

INVIMA

CERTIFICADO # 0460. Certificado de condiciones sanitarias dispositivos médicos.

CERTIFICADO # 0477. Certificado capacidad de almacenamiento y acondicionamiento (CCAA) dispositivos médicos.

Decreto 4725 de 2005.

 

Medellín: +57 (4) 448 0334 Bogotá: +57 (1) 211 1879
Envigado: Cl 46 A Sur # 49 - 124. - Sabaneta: Cl 61 Sur # 48 A - 25. - Bogotá D.C: Cl 72 # 9 - 55 Of 702.
ventas@um.com.co   

Unión Medical en Facebook   Unión Medical en Instagram   Unión Medical en Youtube   Unión Medical en Linkedin  

 

© UNION MEDICAL S.A.S Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.

Top