6 respuestas de la ciencia a infecciones como el coronavirus
 
Union Medical
Contáctenos +57 (4) 448 0334  
 

 

 
 
Union Medical / viernes, 17 de julio de 2020 / Categorías: Blog

6 respuestas de la ciencia a infecciones como el coronavirus

6 respuestas de la ciencia a infecciones como el coronavirus

En el mundo entero, los científicos trabajan a presión para encontrar respuestas ante el nuevo coronavirus. ¿Qué podemos esperar de la ciencia hoy para controlar la pandemia por COVID-19?.

La actual pandemia por coronavirus tiene bajo presión a los científicos de todo el mundo. Se espera el descubrimiento de una vacuna pronto. Un método preventivo sería lo más indicado para este tipo de coronavirus. Mientras tanto, los laboratorios buscan qué medicamentos disponibles en el mercado y qué nuevos tratamientos pueden servir para aliviar los síntomas en los pacientes infectados por COVID-19.

Somos optimistas.

Esta infección será grave, sin duda. Pero no como otras que ha vivido la humanidad. Se calcula que, en los últimos años, las infecciones son responsables del 20% de las muertes en el mundo, una cifra que sigue incomodando a muchos científicos, profesionales de la salud, y organismos multilaterales.

Veinte por ciento parece una gran cifra.

Pero en realidad es pequeña comparada con las muertes por enfermedades infecciosas en épocas anteriores. Tenemos algunas evidencias. En América Latina, por ejemplo, sabemos que:

  • Es probable que la viruela haya sido la causa de la muerte del 25% de la población azteca, en México.
  • En su momento, se calculó que el 85% de los ingenieros y trabajadores de la construcción del Canal de Panamá estuvieron hospitalizados por fiebre amarilla y/o dengue.

Las infecciones han escoltado la presencia de los humanos en este planeta desde siempre. Y, cuando se convierten en epidemias y pandemias, han causado graves problemas sociales y económicos. Por eso, se han buscado tratamientos para controlarla y prevenirla: desde emplastos, hierbas, tierra, costras, hasta vacunas. Pero los descubrimientos científicos para tratar las infecciones son relativamente nuevos en la historia de la humanidad. ¿Qué podemos esperar de la ciencia hoy para controlar la pandemia por COVID-19? ¿Con qué cuenta la humanidad?

Hoy, tenemos respuestas de la ciencia y la tecnología para darnos esperanza frente al coronavirus:




Desarrollo de vacunas

Las vacunas han cambiado la vida de las personas y el ejercicio de la medicina. La primera aplicada a humanos fue contra la rabia. Lo hizo Pasteur, hacia 1881, para salvar la vida de Joseph Meister, mordido por un perro. Luego siguieron las vacunas contra el cólera, el tifus, la tos ferina.

Las vacunas han reducido el número de casos y de secuelas de enfermedades como el sarampión, la difteria, la tuberculosis, sífilis, poliomielitis, diarreas y neumonías infecciosas. También, es responsable de la desaparición de la viruela. Sin embargo, algunas enfermedades emergentes presentes en Latinoamérica aún no tienen vacunas: Chikunguña, dengue y Zika.

Científicos en todo el mundo siguen desarrollando vacunas. El siglo XXI ha sido especialmente prolífico, gracias a las nuevas tecnologías para la fabricación. En América podemos recordar las recientes campañas de vacunación de rotavirus, neumococo y VPH. Hace poco, en el 2019, la OMS precalificó la vacuna contra el ébola.

Sin duda, la esperanza de muchos está puesta en una nueva vacuna contra el COVID-19.




Biología estructural

Los avances en biología estructural han permitido identificar con certeza las estructuras moleculares. Hablamos de las famosas proteínas. También, de las terribles bacterias -como la de la tuberculosis- que reaparecen convertidas en súper bacterias resistentes a los antibióticos. La biología estructural permite estudiar cómo son las estructuras moleculares, cómo se afectan y cómo son sus mecanismos de resistencia. Esta rama de la biología es la esperanza para que los antibióticos no pierdan su eficacia y, por el contrario, mejoren su efectos.

La biología estructural permite que dispongamos hoy de antivirales efectivos como, por ejemplo, la cura de la Hepatitis C y la inhibición a las réplicas del VIH.




La secuencia genómica

La secuencia genómica es bastante reciente (desde 1977 para el genoma humano). Esta técnica se utiliza con frecuencia para analizar los genomas de microorganismos patógenos.

¿Para qué se realiza la secuencia de un virus, por ejemplo?

En primer lugar, para identificarlo. En este momento, en muchos lugares en el mundo, científicos están realizando secuencias al coronavirus SARS-CoV2 para analizar las mutaciones y tener el registro evolutivo de la enfermedad. Pueden existir más de 700 secuencias genomas de este nuevo coronavirus.

Esta información permite definir dianas terapéuticas: entender cómo opera el virus en las células, porqué afecta más a un grupo humano que a otro y qué respuesta tiene a medicamentos conocidos. Por su puesto, será la base para definir acciones de control y manejo de la pandemia.

El seguimiento evolutivo es vital. La Organización Mundial de la Salud lo hace con infecciones de transmisión sexual, cólera, influenza, por ejemplo. Por eso le es posible determinar si las vacunas desarrolladas serán efectivas en el tiempo, si algún antiviral tendrá efecto en el virus que está circulando y qué tan rápida está la propagación de la enfermedad.




Tratamientos con anticuerpos

La terapia con anticuerpos para combatir infecciones es reciente. Consiste en utilizar los anticuerpos de una persona que se ha recuperado de una enfermedad para que otra los reciba y ayude a su cuerpo a combatir la misma enfermedad.

El caso más reciente es la clasificación de millones de células de pacientes infectados por COVID-19. Los científicos seleccionaron los anticuerpos que creen más fuertes. Este tratamiento, denominado terapia de anticuerpos monoclonales, se comenzó a experimentar en pacientes en junio de 2020 en los Estados Unidos y se espera que sea capaz de bloquear la capacidad infecciosa del coronavirus.

Ya ha funcionado en casos de Zika, rabia, SIDA, lupus, ébola, asma y algunas formas de cáncer.




Pruebas de laboratorio

Desde que se obtuvo la secuencia genómica, se comenzaron con las pruebas de laboratorio tipo PCR para diagnosticar a pacientes infectados con coronavirus COVID-19. Esta prueba diagnóstica, muy utilizada en los laboratorios de microbiología, detecta en una muestra respiratoria la presencia o no de ARN (ácido nucleico), el material genético que contiene las instrucciones del virus. Es una prueba segura, pues es capaz de detectar la enfermedad en etapas tempranas. Sin embargo, satura los laboratorios.

Los test rápidos ya comenzaron a aplicarse. Fueron diseñados después poder caracterizar los anticuerpos de muchos infectados. Los test pueden detectar proteínas del virus en muestras respiratorias y presencia de anticuerpos en muestras de sangre, en menos de 15 minutos. Son parecidos a las pruebas de embarazo.




Prevención

Joseph Lister fue quien impulsó la antisepsia en los quirófanos para destruir los microorganismos responsables de las “supuraciones”. Entre 1860 y 1880, demostró que las medidas como limpieza de manos y heridas y la esterilización en la ropa y en el instrumental quirúrgico reducían las infecciones en cirugías.

Hoy, ese hallazgo no solo sigue vigente, sino que se considera fundamental en el manejo de las infecciones.

En general, el mejor tratamiento para las infecciones es el preventivo: evitar que la enfermedad aparezca. Contamos con antisépticos, procesos eficientes de esterilización, protocolos de bioseguridad y tecnologías como las telas no tejidas para los elementos de protección personal y otros dispositivos médicos, que ofrecen protección a los profesionales de la salud.

 


 

Las infecciones tienen un gran impacto social y económico. Su efecto se ha visto en muchas ocasiones. Por eso la ciencia se ha ocupado de encontrar soluciones. Ha desarrollado vacunas, antibióticos y pruebas diagnósticas efectivas. La pandemia por coronavirus COVID-19 tiene varios grandes oponentes: la secuencia genómica, los tratamientos con anticuerpos y la biología estructural. Pero el principal rival será la conciencia de la prevención. Por tal motivo, se deben hacer muchas campañas de autocuidado, que impactarán en el bienestar de todos.


Por Katy Schuth B. – Redactora

Imprimir
Calificar este artículo:
4.2
1558

Comentar

Esta forma solicita su nombre, email, dirección IP y contenido de modo que podamos hacer seguimiento de los comentarios. Para más información visite nuestra Política de Privacidad y los Términos de uso allí encontrará más información sobre dónde y cómo son guardados sus datos.
Comentar

Theme picker





 

Últimas entradas

 

RSS

Categorías

 


Email


ventas@um.com.co

Síguenos


Unión Medical en Facebook   Unión Medical en Instagram   Unión Medical en Youtube   Unión Medical en Linkedin  

 

Recibe información de UM - Union Medical

 
Union Medical
Certificaciones UM ISO 13485:2016 y ISO 9001:2015.

INVIMA

CERTIFICADO # 0460. Certificado de condiciones sanitarias dispositivos médicos.

CERTIFICADO # 0477. Certificado capacidad de almacenamiento y acondicionamiento (CCAA) dispositivos médicos.

Decreto 4725 de 2005.

 

Medellín: +57 (4) 448 0334 Bogotá: +57 (1) 211 1879
Envigado: Cl 46 A Sur # 49 - 124. - Sabaneta: Cl 61 Sur # 48 A - 25. - Bogotá D.C: Cl 72 # 9 - 55 Of 702.
ventas@um.com.co   

Unión Medical en Facebook   Unión Medical en Instagram   Unión Medical en Youtube   Unión Medical en Linkedin  

 

© UNION MEDICAL S.A.S Todos los derechos reservados. Medellín, Colombia.

Top